Construcción de 150 km para el Metro, la red vertebral de Santiago

Desde la presentación de En vez del pesimismo, en septiembre, nuestra invitación ha sido discutir contenidos, abrir propuestas. Por esto mismo nos pone muy contentos que desde otros sectores como Chile Vamos, recojan las ideas que propusimos para infraestructura y específicamente para el Metro de Santiago en el libro.

Tal como planteamos en En vez del pesismismo, el Metro de Santiago participa en un 60% del total de viajes del transporte público del Gran Santiago y es el único modo de transporte público que aumenta su demanda en el tiempo. Al ampliar su capacidad mantiene sus niveles de servicio ya que no se ve afectado por la congestión vehicular de superficie que es la gran amenaza para la sustentabilidad del sistema de transporte. Además, tiene beneficios ambientales (cero emisiones), y es un potente motor de equidad, al llevar estándares de infraestructura y niveles de servicio a todas las comunas, independiente de su ingreso per cápita.

Durante mi gobierno construimos 8 kilómetros de metro por año, es decir, 48 kilómetros en seis años. La mayor cantidad trazada durante la democracia. Hoy, que tenemos el doble de capacidad de gasto fiscal que en ese entonces, debemos fijar como prioridad de aquí a 15 años, la construcción de 150 kilómetros adicionales a los actuales y que están en construcción. Así el 50% de los capitalinos vivirían a un radio de caminata de Metro, todas las comunas se integrarían a la red y se reforzaría la conectividad con los centros de empleo.

En orden de prioridades, se comenzaría por construir la Línea 7 que correría paralela a la Línea 1 para aliviar su carga y dar acceso al centro de la ciudad y el área de densificación de las comunas de Santiago y Estación Central. De acuerdo al criterio de equidad son claves la Línea 8 que iría hacia La Pintana por Santa Rosa y la extensión de la Línea 4 hacia Bajos de Mena; de la Línea 2 hacia La Pincoya o de la Línea 3 hacia Parinacota en Quilicura. También la construcción de Línea 15 que iría hacia Cerro Navia y Pudahuel, llegando al aeropuerto internacional. Para cubrir las comunas que se densifican como Recoleta, Independencia, Estación Central o Macul, se propone una línea circunvalar, que usaría el trazado del anillo intermedio formado por las avenidas Dorsal, Las Rejas y Departamental, y que subiría hacia el centro metropolitano por Pedro de Valdivia empalmando con Línea 6.  En concreto las propuestas son las siguientes:

Extensiones:

  • Línea 2 Norte: extenderse con dos estaciones desde Vespucio a Huechuraba (dos estaciones).
  • Línea 2 Sur: desde L4A por Av. Padre Hurtado hasta Balmaceda, luego bajando a Colón con Baquedano, para terminar en centro de la comuna de San Bernardo.
  • Línea 3 Poniente: sumar 6 estaciones desde Estación Los Libertadores al poniente por Manuel Antonio Matta hasta San Luis, en Quilicura.
  • Línea 3 Oriente: construir una estación en Jorge Alessandri con Larraín que conecte la estación Fernando Castillo Velasco con futura Línea 10.
  • Línea 4 Sur: al Poniente desde Plaza Puente Alto construir 2 estaciones hasta Santiago Menadier con Av. Juanita.
  • Línea 4ª Poniente: conectar desde Estación La Cisterna, por Vespucio hasta Camino a Melipilla con Estación de extensión Línea 6.
  • Línea 5 Sur: unir desde Estación Plaza Maipú con una estación hasta línea ferrocarril a Melipilla.
  • Línea 6 Poniente: extender al Poniente por Pedro Aguirre Cerda, Camino a Melipilla, Esquina Blanca, hasta Camino Rinconada con El Conquistador con la construcción de 10 Estaciones y conectar con L5 Plaza de Maipú.

 Nuevas Líneas:

  • Línea 7 Maipú – Vitacura: con una longitud de 20 km. esta línea comenzaría en la estación Monte Tabor (extensión de la Línea 5 )en avenida 5 de Abril, por Sazié pasando por debajo de la Estación Central, hacia el oriente por Tarapacá, con estaciones de intercambio con las líneas 1, 3, 5. Cruzaría la L1 a la altura de Salvador para seguir por Andrés Bello, con pocas estaciones, llegando hasta Vitacura con Manquehue.
  • Línea 8 Santa Rosa: de 13 kilómetros y 11 estaciones, este trazado conectaría a las comunas de La Granja y San Ramón.
  • Línea 9 Circunvalar Dorsal: esta línea uniría el centro metropolitano con la zona Norte de Santiago. Su trazado, de 16,5 kilómetros y 12 estaciones partiría en la Estación Los Leones, combinando con las líneas 1 y 6, cruzaría el cerro San Cristóbal hasta la estación Dorsal de la Línea 2, y luego hasta empalmar con la L3 en Independencia para llegar a L1 a la altura de Las Rejas.
  • Línea 10 Avenida La Florida: comenzando en avenida Trinidad, su trazado, de 12 kilómetros y 10 estaciones seguiría por avenida Macul hasta Los Leones empalmando con la Línea 6 en la estación Estadio Nacional.
  • Línea 11 Peñalolén – Vitacura: esta línea iría desde avenida. La Florida con Departamental, subiendo hasta Tobalaba, Jorge Alessandri luego Príncipe de Gales pasando a Bilbao con Manquehue, luego combinando con L1 hasta Rotonda Irene Frei con L7.
  • Línea 12 Renca- Pudahuel: es una extensión de la Línea 5 hacia el norte con 5,5 kilómetros y 6 estaciones. Parte en la estación L5 Pudahuel, por la avenida Teniente Cruz, por Huelén y luego avanzaría por Vicuña Mackenna en Renca, integrando a esta comuna, además de Cerro Navia.
  • Línea 13 Rancagua Express: la propuesta es soterrar un tramo de 5,6 kilómetros del trazado del tren suburbano Rancagua Express en las comunas de Lo Espejo y Pedro Aguirre Cerda
  • Línea 14: siguiendo con la lógica del Anillo Intermedio, la Línea 14 sería una continuación de la L9, con un recorrido circunvalar de 13,9 kilómetros y 11 estaciones que avanzarían por Las Rejas y Departamental con estaciones en las líneas 13 (Rancagua Express), L2, L8, L5, L10 y L14, que sería su terminal.
  • La Línea 15 Aeropuerto – Mapocho: uniría las comunas de Quinta Normal y Cerro Navia por el eje Mapocho – José Joaquín Pérez con una longitud de 15,1 kilómetros y 10 estaciones, incluyendo dos de intercambio con las líneas L9 (Dorsal-Sergio Valdovinos) y L12 (Teniente Cruz – Huelén).
  • Línea 16: serían tres estaciones que irían desde la L3 Estación Matta hacia el poniente por Blanco Encalada, para dar acceso al barrio Universitario terminando en la Estación Central de EFE. 3 Estaciones.

Esto nos llevaría a contar con una red de 303 kilómetros y 211 estaciones, incluyendo terminales de intercambio modal con los trenes suburbanos a Rancagua (Quinta Normal), Melipilla (Lo Valledor) y Lampa-Batuco (Quilicura).

Si se construyen 10 kilómetros por año, su ejecución debería tomar menos de 15 años y la inversión requerida para concretar los 154 kilómetros propuestos sería estimativamente de USD 15.000 millones, los que provendrían de un fondo de infraestructura.

Este un desafío no sólo posible sino que necesario, para que los capitalinos vivan en una ciudad más moderna, sustentable e integrada y a la vez mejoren su calidad de vida, optimizando los tiempos de traslados y generando un vínculo con la ciudad más amigable.